Buscar

LA ESPIRITUALIDAD DE MIS IDEAS

Actualizado: 1 de jul de 2019



Las experiencias vividas y, el modo en el que las interpretamos, generan que tengamos una perspectiva de los asuntos que necesitamos resolver. Es decir, esta red de asociaciones condiciona el modo en el que construimos un problema.


La mayoría de las veces, buscamos generar nuevas ideas que nos ayuden a resolver aquellos problemas por los cuales nos sentimos bloqueadxs. Nuestras ideas, no surgen de manera espontánea, sino que emergen en nosotrxs como expresión de un conjunto de conexiones que se han ido desarrollando en nuestra mente.


Por el modo en el que fuimos educados, es posible que nuestra relación con las ideas sea bastante racionalista: se nos ocurre y enseguida estamos buscando los modos de tocarla, medirla, comprobarla y ejecutarla. En ese proceso, suelen quedar invisibilizados los múltiples sentidos que sostienen nuestra idea. No solemos reconocer o explorar el misterio que las habita.


Muchas veces, nuestras experiencias de bloqueo se dan por seguir insistiendo en las mismas asociaciones de siempre: esperamos resultados distintos, haciendo y pensando siempre lo mismo.


Para poder atravesar procesos creativos transformadores, necesitamos cambiar el modo en el que nos percibimos en el mundo: es decir, ¿de qué modo podemos descubrir dentro nuestro, ideas que nos oxigenen?



Tenemos la capacidad de percibir la profundidad de todo lo que existe. A esto podemos llamarle espiritualidad: es ese momento en el cual experimentamos el valor y la belleza de cada cosa. Es ese estado en el que cual podemos entrar en comunión con toda la comunidad de vida, reconociéndonos como parte de esa totalidad.


Si estamos buscando transformar nuestras ideas en proyectos a través de los cuales sentirnos plenxs, conectadxs a propósitos mayores, un modo puede ser cultivando la espiritualidad como una dimensión central para una vida abierta, sensible y creativa. Encontrarnos con nuestros sentidos, nos da la oportunidad de crear nuevas conexiones: aquellas que nos permitan reconocer en nuestras ideas la belleza que nos habita y nos pertenece.


Esto no significa que nuestrxs esquemas cambiarán de un día para el otro, ni que nuestros bloqueos desaparecerán magicamente. Lo que sí estoy seguro, es que comenzará a cambiar el modo en el que percibimos la vida y todo lo que ella nos trae. Seguramente se oxigene nuestra resistencia frente a aquello que nos traba, animándonos a reconocerlo como parte de nuestros procesos de crecimiento, integrando lo que nos molesta, encontrando allí los sentidos más fecundos para nuestra creatividad.


Gestionar nuestras ideas, no es solo encontrar el modo de desarrollarlas de manera efectiva sino, también, zambullirnos en ellas explorando sus misterios, animándonos a una experiencia transformadora en la cual nos vamos reconociendo artesanxs y mediadores de la belleza de nuestrxs proyectos.


De este modo, ya no podemos concebir a nuestras ideas solo como el resultado de una conexión cerebral. Hay una fuerza cósmica que nos está convocando a gestarlas… no existe en el mundo una idea igual a la otra. Por lo tanto, hay un lugar para ellas y, sobre todo, para lo que podemos llegar a hacer con ellas.


Me gusta imaginar que con cada idea que emerge, hay una gran fiesta de bienvenida, deseando que se transforme en un proyecto que esté al servicio de la vida y su abundancia.


Este proceso lo facilitamos en nuestros acompañamientos, sobre todo en la propuesta Caminando la belleza... te invito a que la conozcas: https://www.cetaceos.com.ar/copia-de-acompanamiento-individual


14 vistas
Contacto

Gastón Ciamberlani

​​Tel: +54 11 5927 2006

holacetaceos@gmail.com

Agradecimientos.

  • Black Instagram Icon

© 2019 por Paloma Arbol creado con Wix.com